Del último censo oficial sobre personas con discapacidad en España (2008) se estima que hay 3,84 millones de personas. Esto es, un 8,5% de la población española. En esta situación, tecnología y accesibilidad están obligados a entenderse. De este modo, las personas con discapacidad podrán avanzar día a día hacia la integración social y digital plena.

Hoy vamos a desgranar punto por punto esta oportunidad que surge de la relación tecnología y accesibilidad. ¿Empezamos?

¿Cuál es el papel de la tecnología en la accesibilidad?

Es cierto que la tecnología debe ser el motor para lograr la accesibilidad universal para personas con discapacidad. Sin embargo, también es cierto que no se encuentran muchos productos tecnológicos adaptados. Si pensamos en ordenadores, apps o páginas web, ¿cuántas realmente están diseñadas para estas personas?

Por tanto, estamos ante nosotros ante una oportunidad única de mejorar la calidad de vida de estas personas. En el informe elaborado por Keysight Technologies y la Fundación Adecco llamado «Tecnología y Discapacidad» se desprenden tres puntos clave con esta situación:

  1. Más de la mitad de las personas que tienen discapacidad (53%) asegura que las adaptaciones tecnológicas facilitan su desempeño en su puesto de trabajo.
  2. No obstante, otro 55% opina que estas mismas personas siguen teniendo barreras para utilizar herramientas tan convencionales como la televisión, ordenadores, smartphones o libros electrónicos.
  3. ¿Qué tipo de barreras son? Normalmente son de índole económico (no poder hacer frente a grandes inversiones), también barreras formativas (desconocimiento de uso de estas nuevas herramientas) y de accesibilidad (imposibilidad de interactuar con la herramienta por no estar adaptada a determinadas discapacidades).

Visualfy, un caso de éxito para un mundo más accesible

Visualfy es un dispositivo creado por y para personas sordas. Se compone de una app, un dispositivo hardware llamado DSS (Deaf Smart Space) y una serie de micrófonos que se distribuyen por la casa, cerca de las fuentes de sonido.

¿Cómo funciona? Los micrófonos recogen el sonido del entorno. El DSS capta esta información, la analiza e identifica los acontecimientos acústicos. Tras esto, el sistema transforma los avisos al usuario en alertas visuales 100% accesibles. Estas señales se emiten a través de Visualfy Home y se envían a los dispositivos móviles o wearables (smartwatch o tablet) en los que el usuario tiene las alertas configuradas.

Secmotic alcanzó a mediados de 2017 un acuerdo de colaboración con la empresa valenciana que se basaba en la plataforma cloud y en la adquisición desde el propio dispositivo.

Tecnología y accesibilidad: una oportunidad social

A pesar de que hay barreras que dificulten la accesibilidad a las personas con discapacidad y que la tecnología las puede hacer aún mayores, nosotros creemos en los nuevos retos y oportunidades que se nos abren ante nosotros.

Estamos ante una posibilidad única. La tecnología y accesibilidad solo pueden ir en una dirección. Y esto hay que trabajar a partir de ahora.

Eliminando barreras

Las barreras las encontramos en espacios naturales y construidos, sistemas de comunicación, productos, servicios, medios de transporte… En este punto, vamos a resumir los aspectos positivos que se dan en estos entornos gracias a la relación tecnología y accesibilidad.

Entorno urbano

Las mejoras en este entorno se centran en lo que respecta a señalización, mobiliario urbano y/o complementos que garanticen la seguridad de las personas con algún grado de discapacidad.

Edificios

Las principales mejoras en tecnología y accesibilidad se están dando en torno a los ascensores. Cada vez es más frecuente encontrar ascensores adaptados a cualquier usuario. Dispositivos sensibles para evitar cierre automático, dispositivos sonoros con señales acústicas o «franjas señalizadoras» con contraste de color y textura son algunas de las mejoras.

Hogares

En este punto, Visualfy ha querido aportar su granito de arena a la comunidad de personas sordas con su dispositivo. Pero hay otras muchas barreras a erradicar en los propios hogares. Ya existen algunas empresas encargadas del diseño de hogares adaptados, automatizados y accesibles, en los que cualquier personas con discapacidad o movilidad reducida puede vivir.

Transporte

Poco a poco vemos como autobuses, metro o trenes van implementando mejoras con rampas o timbres para solicitar paradas. El transporte público accesible abre las puertas hacia una mayor movilidad de personas con discapacidad. E incluso en el ámbito privado, se está trabajando en la labor de vehículos adaptados.

Accesibilidad en la información y comunicación

En este último punto, queremos resaltar algunos problemas que, sin embargo, tienen solución. Las barreras anteriores son las más evidentes porque son tangibles y fáciles de detectar. No obstante, hay otras discriminaciones que son difíciles de comprender. Tal es el caso de las redes sociales.

Las principales redes sociales no están adaptadas a las personas con discapacidad lo que produce la brecha anteriormente mencionada y provoca exclusiones. También es cierto que se han creado hardware (libros electrónicos, tablets), software (lector de pantallas, traductor de braille, sintetizadores de voz) que se ajustan a los distintos tipos de discapacidad sensorial.