La tecnología IoT – Internet de las Cosas

Hablamos del Internet de las cosas, se acerca la digitalización del mundo físico y poco a poco todo lo que conocemos tendrá capacidad para sacar datos y ayudarnos en nuestra vida diaria.

Desde un frigorífico que será capaz de decirnos la fecha de caducidad de los productos que contiene, hasta un cepillo de dientes que nos alertase cuando tenemos alguna caries y pidiese cita a nuestro dentista.

Internet de las cosas ¿Hacia dónde vamos?

Esta tecnología del futuro está mas cerca de lo que creemos y servirá para hacernos la vida mas fácil y cómoda. La evolución de internet servirá para mejorar la atención médica, el cambio climático y por supuesto, la forma de hacer negocios.

Se espera que gracias al sistema de radiofrecuencia, en cualquier objeto del hogar, del trabajo o de la ciudad se integrarán chip de pocos milímetros para poder procesar y transmitir información. Se calcula que para el año 2020, entre 22.000 y 55.000 millones de dispositivos se conectarán a internet.

La tecnología IoT también tendrá su repercusión en las empresas, haciendo que el trabajo y los negocios mejoren.

A partir de este año 2017 esta tecnología empezará a dar sus frutos para el futuro de los negocios de las empresas. Muchas empresas ven grandes oportunidades en los usos del IoT y comienzan a creer que este concepto es una gran promesa para mejorar las relaciones con los clientes.

En este sentido, por un lado, impulsaría el crecimiento de los negocios, mejorando su calidad, productividad y confiabilidad, y por otro lado, reduciría costos, riesgos y fraudes.

¿Está España bien posicionada?

Uno de los autores del libro Las Tecnologías IoT dentro de la Industria Conectada 4.0, Bruno Cendón opina: “España ha sido pionero en IoT y es uno de los países en los que mejor se ha entendido la cadena de valor completa desde un punto de vista tecnológico”. De hecho, un 42% de las empresas españolas ya utiliza el Internet de las Cosas, mientras que el 23% planea hacerlo en el próximo año.

En resumen, el Internet de las Cosas consiste en que cualquier dispositivo tenga acceso a Internet, y, por tanto, una dirección IP. Este es el principal motivo por el que la adopción del IPv6 debería ir potenciándose cada vez más. Sin embargo España en este campo está muy a la cola comparado con otros países donde el IPv6 ya tiene una penetración del 30%, como es el caso de Estados Unidos.

Eficiencia y seguridad del IoT

Para mejorar la eficiencia de estos dispositivos, cada vez se hacen sensores y procesadores pensados para este tipo de dispositivos, con un consumo muy bajo y unos sistemas operativos adaptados (Android Things o Windows 10 IoT Core).

Los procesadores ARM son ideales para este tipo de dispositivos, con un bajo consumo y la posibilidad de tener chips SoC con multitud de funciones integradas, tal y como ocurre en los procesadores de nuestros teléfonos móviles. Además, cada vez hay más métodos de comunicación de bajo consumo, como el Bluetooth 4.0 y posteriores, WiFi 802.11ah y dentro de unos años, el 5G.

El IoT esta avanzando a pasos agigantados y cada vez hay mas dispositivos conectados, los que ha despertado la preocupación por las consecuencias que podría tener el que se ocasionaran fallos en la seguridad.

Nos podemos hacer una idea de las graves consecuencias que tendrían estos ataques (manipulación del dispositivo), llegando a ser algunas tan graves como la manipulación del ordenador de un avión a distancia con un dispositivo móvil para cambiarle el plan de vuelo, o incluso estrellarlo.

La seguridad en el IoT.

La seguridad es uno de los principales problemas que están presentado estos dispositivos. Mientras que en un ordenador o en un móvil la seguridad es algo que se mira con lupa y se lanzan constantemente parches de seguridad, en los dispositivos del Internet de las Cosas esto no es así.

Además de no actualizarse, sus contraseñas de acceso suelen ser tan simples como “1234”, “0000” o “admin”, abriendo la puerta a que cualquiera use estos dispositivos con fines ilegítimos, como ocurrió con el botnet Mirai, que permitió lanzar un ataque DDoS a DynDNS que bloqueó algunas de los servicios más populares de la red como Twitter, Netflix, PayPal o Spotify utilizando cámaras de vigilancia.

By |2017-06-01T08:43:04+00:00junio 1st, 2017|Secmotic|