¿Qué es una ciudad inteligente?

Supongo que la mayoría ya tenemos claro el concepto de smart city y los beneficios que estas traen, pero por si aún queda algún despistado, os lo recordamos. Una ‘ciudad inteligente’, es aquella que busca promover un desarrollo sostenible y eficiente, haciendo uso de las nuevas tecnologías y métodos más innovadores con el fin de mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos.

Mejorar el entorno natural o urbano, facilitar procesos cotidianos, reducir el gasto público u ofrecer información a tiempo real son sólo algunos de los beneficios que podemos encontrar en una smart city.

Aunque es cierto que este no es un proceso inmediato y que conlleva una importante inversión, está claro que es un cambio beneficioso tanto para los ciudadanos como para los gobernantes de dicha ciudad.

A pesar de esto, y de que ya existan algunas ciudades en las que esta transformación se esté llevando a cabo con éxito, otras muchas no se atreven a dar el paso ya que sigue existiendo desconocimiento en cuanto al proceso o método a seguir.

¿Qué hace a una ciudad inteligente?

Realmente no existen unos parámetros exactos a seguir, pero sí podemos distinguir algunos puntos claves que conforman una smart city. Para empezar debemos tener claro la serie de conceptos que van ligados a este término, entre los que podemos encontrar:

  • El primero y más obvio es el desarrollo. Hay que ser consciente de que todas las acciones que se tomen deben ser un avance, nunca un retroceso. El objetivo es mirar a el futuro, lo que hagamos hoy, nos beneficiará mañana.
  • Transformación digital. El uso de la tecnología y la información es fundamental para reducir el coste energético y el impacto medioambiental en las ciudades. Además, plataformas del IoT como FIWOO (de la cual hablaremos después) aportan a esta transformación digital de ciudades detección, análisis, toma de decisiones en tiempo real, …
  • Sostenibilidad. Uno de los motivos por los cuales la tendencia de ciudades inteligentes va en crecimiento, es la necesidad de dejar un mundo mejor a nuestras futuras generaciones. La única manera de conseguir esto es mediante la sostenibilidad social, económica y medioambiental. Si los procesos no son sostenibles, no estamos avanzando, sino retrocediendo.
  • Eficiencia. Si no el más, uno de los conceptos más remarcables. El fin de las ciudades inteligentes es básicamente mejorar la calidad de vida de todos. Por muchas nuevas tecnologías o información que utilicemos, no servirá de nada si los resultados obtenidos no contribuyen con el objetivo principal.

Una vez tenemos claro los conceptos, vamos a pasar a ver los ámbitos que abarca una smart city.

Ámbitos

Smart Economy

Permite desarrollar nuevos modelos de negocio basados en el conocimiento y la innovación para el impulso de la economía de la ciudad. Sus puntos claves son la personalización y la innovación del servicio al consumidor.

Smart Environment

El objetivo es minimizar el impacto ambiental y económico mediante el uso eficiente de la energía, permitiendo al usuario establecer sus propias políticas de consumo y ahorro. Optimizando los recursos de la ciudad, podemos crear un entorno más limpio y eficiente.

Smart Governance

Se trata de digitalizar la administración y promover la responsabilidad social. Se fomenta la participación ciudadana en la toma de decisiones para la planificación y gestión de un modelo de ciudad más sostenible.

Smart Living

Nuevos estilos de vida basados en las TI ( Tecnologías de la Información) , el comportamiento y el consumo en ámbitos como el e-Health, Smart Homes o el e-turismo. El objetivo es incrementar los niveles de cohesión social, capital y seguridad en las ciudades.

Smart People

Se basa en hacer partícipe al ciudadano en la toma de decisiones y la responsabilidad social. Fomenta la inteligencia colectiva y la adopción de nuevas tecnologías para relacionarse entre ellos y con la propia ciudad, haciendo uso de dispositivos como móviles inteligentes, tablets o internet.

Smart Mobility

Gestionar de manera eficiente los servicios de movilidad de la ciudad, promoviendo la sostenibilidad y solucionando problemas derivados del tráfico.

¿Cuales son las ciudades inteligentes?

Google Smart City: primera ciudad inteligente

En este caso no estamos hablando de transformar los ámbitos de una ciudad para convertirla en inteligente, sino en algo que va mas allá: la creación de una ciudad inteligente desde cero.

Y, ¿quién se encargará de la creación de esta? Ni más ni menos que Google. Por una parte, Sidewalk Labs LLC se encargará de la financiación del proyecto, y Waterfront Toronto será la corporación pública a cargo de este.

La ciudad se desarrollará en un puerto inhabitado de Toronto, y no medirá más de 5 hectáreas. El nombre que se le ha asignado a la ciudad ha sido Quayside, y tiene unas características realmente llamativas.

Y, ¿en qué se diferencia esta ciudad de cualquier otra? Pues bien, como primera acción más sostenible encontramos el factor de que quieren reducir la emisión de CO2 hasta un 85%, haciendo que el aire de la ciudad sea más limpio que en cualquier otro lugar habitado. Por otra parte, el funcionamiento de la ciudad será totalmente autónomo, se implantarán medios de transporte menos contaminantes, se crearán planes de viviendas más baratas de lo habitual (hasta un 50% menos), y se crearán más de 9.000 puestos de trabajo.

En esta ciudad encontraremos comercios, oficinas o zonas verdes, entre otras. Se implantarán robots que sacarán la basura, reconocimientos faciales, automóviles eléctricos, … Se espera que esta sea la ciudad más medible del mundo.

Dicho proyecto tendrá una inversión de 50 millones de dólares, y el objetivo es que esté en funcionamiento para 2022.

¿Cuál es la mejor ciudad inteligente?

Ahora bien, si hablamos de ciudades ya existentes, encontramos un ranking en el cual las ciudades de Londres, Nueva York y París ocupan los primeros puestos. Globalmente, Europa domina este ranking con 27 ciudades de las 50 más inteligentes del mundo.

Y volviendo a las 3 ciudades principales, ¿a qué deben estas su éxito?

Londres

Dispone de una movilidad variada (metro, autobuses, taxis, …) y diversas formas de acceder a estos servicios. Es una ciudad Open Data, se preocupan por el buen uso de las TICs y en hacer que la información llegue a todo el mundo. Tiene una economía estable y duradera que influye a nivel mundial.

 

 

 

Nueva York

Es la mejor ciudad en economía, planificación urbana y movilidad y transporte. Dispone de una gran cantidad de zonas verdes y espacios de uso público. Los edificios públicos y privados son cada vez más tecnológicos, incorporando sistemas como el uso de apps para controlarlos. Cuenta con una gran red de transportes públicos, se da prioridad a peatones y transportes sin motor, e incluso existen apps de gestión de incidentes. Existen planes anticontaminación y sistemas de medición de parámetros ambientales. Además, han desarrollado tecnologías aplicadas a la educación y la salud.

París

Por último, la ciudad francesa se caracteriza por la innovación abierta. Los transportes eléctricos, las restricciones de vehículos de motor y el fomento del uso de bicicleta y las comodidades que se ofrecen para ello, también son característicos en esta ciudad. Todos los edificios de nueva construcción están obligados a cubrir sus techos con jardines y paneles solares. París tiene un plan para 2050 propuesto por el arquitecto Vincent Callebaut, en el cual se quieren construir edificios capaces de generar energías renovables, edificios bioclimáticos y de energía positiva.

FIWOO como plataforma para Ciudades Inteligentes

FIWOO es una de las plataformas del Internet of Things (Internet de las cosas) de las que hablamos anteriormente. Es la plataforma Smart City basada en estándares abiertos que ofrece un producto completo a nivel software y hardware intuitivo y centrada en el usuario, con el que los gestores obtienen una visión global e integrada de su ciudad, mejorando la calidad de vida de los ciudadanos y reduciendo a su vez el impacto ambiental. Convertir tu ciudad en una ciudad inteligente, ahora es posible.