La actual revolución industrial 4.0 está poniendo en peligro el factor humano. Existen muchos estudios acerca de que el trabajo producido por humanos será sustituido por máquinas cada vez más inteligentes. Es por ello que la Inteligencia Artificial y el Big Data entran en juego en este «novedoso» escenario.

Pero, ¿podrán las maquinas sustituir el trabajo de los humanos? o de lo contrario, ¿potenciará la inteligencia artificial la creatividad de los trabajadores?

El futuro de la Inteligencia Artificial

El avance de las tecnologías inteligentes no va a dejar de sorprendernos. La implementación de las nuevas iniciativas innovadoras está permitiendo mejorar la competitividad de las empresas, generando una mayor productividad y calidad de los servicios. De hecho, muchas empresas ya cuentan con tecnologías digitales avanzadas como: Big Data, Meachine Learning, IArobótica, entre otras.

Dentro de estas nuevas tendencias, los algoritmos de aprendizaje automático se han convertido en el pilar fundamental del mundo empresarial. Un aprendizaje en el que las máquinas pueden analizar datos, evaluar acciones e incluso predecir resultados.

Además, y según explica la consultora PwC, «la inteligencia artificial podría contribuir hasta un 14% del PIB mundial en 2030, con cifras de hasta 15,7 billones de dólares adicionales».

El factor humano

Sin duda, una revolución tecnológica en la que muchas industrias formarán parte de la IA. Es por eso, que surgen dudas respecto a las oportunidades de empleo. Es difícil saber si se llegará a sustituir el trabajo de los humanos, o si las máquinas sustituirán solo trabajos rutinarios como hasta ahora. Lo que sí sabemos es que hoy no son reemplazados.

Por otro lado, los humanos jugamos con una habilidad frente a las máquinas: La creatividad. Al igual que las empresas buscan la innovación, también es importante saber que la creatividad lucha contra la automatización.

 

La innovación es una palabra que va con nosotros por eso, Pablo Campos (CTO) ha querido compartir esta opinión:

«Creo que la inteligencia artificial sustituirá poco a poco el trabajo más repetitivo y pesado de los humanos, cómo ya ocurrió con la revolución industrial, pero el factor humano siempre será decisivo a la hora de interpretar los datos y análisis realizados por las máquinas. Entender el contexto, la situación que atraviesa la empresa, la gente que está implicada y lo que está por venir es importante y las máquinas deben de dar soporte a esos trabajos, no sustituirlos.

A medio/largo plazo llegarán más avances tecnológicos y probablemente vengan cambios que no podemos llegar ni a imaginar.»