Seleccionar página

La digitalización del sector alimentario y agrícola en España

por | Nov 21, 2022 | Smart Agri | 0 Comentarios

El sector agroalimentario en España representa un 9,6% del PIB total. Es un sector estratégico para nuestra economía, ya que además de ser la principal actividad económica del medio rural, tiene una relación directa con el éxito de otros sectores como el turístico o el sector servicios. Está constituido por unas 900.000 explotaciones agrarias y más de 30.000 empresas alimentarias. Además, de estas, más del 95% son PYMES, teniendo a su vez el 80% de ellas una plantilla de menos de 10 trabajadores. Sin embargo, a día de hoy existen grandes problemas en este sector conjunto. Por una parte, la despoblación existente en el medio rural, espacio en el que se desarrolla la actividad agrícola. Por otra, las necesidades crecientes y, cada vez más exigentes, por parte de los clientes a las empresas alimentarias. La vía más eficiente, asequible y eficaz de solucionarlos es a través de la digitalización del sector alimentario y agrícola.

La digitalización del sector alimentario

El uso de datos se está utilizando cada vez más por parte de productores y distribuidores para conocer más a fondo los gustos y hábitos de los consumidores.

A lo largo de la historia, los patrones de consumo han ido variando en mayor o menor medida, dependiendo de las situaciones socioculturales que nos rodeaban. Sin embargo, en las últimas décadas estos patrones han sufrido un cambio colosal. Esto se ha debido a la llegada de la tecnología a nuestras vidas. Los consumidores cada vez realizan más y más compras de manera digital, demandan productos frescos a un bajo coste, y requieren información clara y veraz sobre lo que consumen.

Al igual que nosotros nos digitalizamos, el sector alimentario también necesita esta digitalización. Debe suplir la demanda de los consumidores cada vez más exigentes, de forma más rápida y con un control mucho más exhaustivo.

Una de las soluciones es la automatización de los procesos. Se trata de conectar las máquinas entre sí para que funcionen de forma eficiente, con mucha más autonomía y reduciendo errores. De esta manera conseguimos un mayor control sobre los datos y la analítica de los procesos. Se gana eficiencia, se reducen los costes, y a la vez se mejora el nivel de producción y su respectiva calidad.

Además, la automatización de cualquier proceso implica de manera directa la reducción de tareas manuales y tediosas para los trabajadores. En consecuencia, estos pueden utilizar el tiempo ganado para encontrar modelos más sostenibles, innovar en cuanto a componentes, u optimizar el trabajo con los colaboradores.

La urgente adaptación

Además de ser beneficioso para obtener datos, análisis, o mejoras competitivas, la digitalización es imprescindible para abordar los problemas o preocupaciones que conciernen a la población a día de hoy. Consumir productos más naturales y saludables, y conocer con la mayor transparencia posible la producción de una determinada empresa, sólo puede satisfacerse mediante la integración de la cadena de producción.

Tecnologías como el Big Data o el IoT, de las que hablaremos posteriormente, permiten integrar cadenas enteras de valor. De esta manera se ofrece una visión global del proceso, desde el momento de plantación o recogida de materias primas, hasta que el producto llega al consumidor final.

Asimismo, problemáticas como el cambio climático, el bienestar animal o la seguridad alimenticia responden no sólo a la preocupación de los ciudadanos, sino ante regulaciones y leyes. Estas sólo pueden ser cumplidas al 100% si se tiene una visión total de la cadena de producción.

La digitalización del sector agrícola

Ahora bien, por mucho que digitalicemos el sector alimentario, no podremos solucionar nada si no se toman medidas en el sector base, donde se desarrollan los primeros problemas

La necesidad de digitalizar la agricultura en España está presente hasta tal punto, que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha desarrollado una estrategia para la ‘Digitalización del sector Agroalimentario y Forestal del Medio rural’. Aunque el medio rural español ocupa un 84% de terreno, tan sólo un 16% de la población lo habita. A través de la adaptación digital, se trata de conseguir un medio rural vivo y un sector competitivo y sostenible. La estrategia del ministerio tiene 3 objetivos principales: reducir la brecha digital a través de la conectividad (tanto la urbana-rural como la existente entre pequeñas y grandes empresas); fomentar el uso de datos como motor de impulso para el sector, e impulsar el desarrollo empresarial y los nuevos modelos de negocio teniendo presentes la Industria 4.0 y sus tecnologías.

Y no sólo España es el país implicado en esta transformación. A escala europea también se han promovido acciones e iniciativas para modernizar el sector a través del conocimiento, la innovación y digitalización de zonas agrícolas.

Algunos de los objetivos finales de los planes o acciones desarrolladas son:

  • Mejorar la seguridad alimentaria
  • Aumentar la competitividad en ámbito de investigación y tecnología
  • Mejorar la posición de los agricultores en la cadena de valor
  • Contribuir a la mitigación del cambio climático
  • Atraer a jóvenes agricultores y facilitar el desarrollo empresarial en zonas rurales
  • Promover el desarrollo sostenible y la gestión eficiente de recursos naturales
  • Proteger la biodiversidad, conservar los hábitats y los paisajes

Para conseguirlos, existen tecnologías como el IoT, el Big Data o el blockchain a nuestra disposición. Estas nuevas tecnologías, junto a un pensamiento y razonamiento adecuados, pueden abrirnos cientos de puertas que nos ayuden a mejorar nuestros modelos de vida.

Puedes conocer más a fondo las estrategias y objetivos para revivir el sector agrícola en el medio rural en este documento del ministerio.

Tecnologías para la digitalización

Gracias al empleo de las nuevas tecnologías, el sector agroalimentario está sufriendo una transformación radical acompañada de novedosas oportunidades de innovación. Desde los agricultores hasta las industrias que procesan y distribuyen los alimentos, todos ellos pueden beneficiarse de estas ventajas.

Este sector ese ve influenciado en gran medida por las fluctuaciones del mercado y factores difícilmente previsibles a largo plazo. Sin embargo, estas herramientas proporcionan a las empresas una mayor seguridad frente a este tipo de situaciones. Y ahora sí, es hora de introducir las tecnologías implicadas en la digitalización del sector alimentario.

Internet de las Cosas

El IoT es una de las tecnologías más útiles cuando hablamos de la digitalización en general. A través de una serie de sensores conectados y dispositivos, te permite crear una red de intercambio de datos, con un flujo continuo de información útil. Estos sensores tienen una gran adaptabilidad, puedes colocarlos bien en un cultivo, como en una planta de producción, o en el medio de transporte en el que se distribuye el producto. Nos permite medir todo aquello que queramos: temperatura, humedad, ubicación, vibraciones, etc.

El Internet de las Cosas puede integrarse con otras tecnologías para sacar su máximo potencial e incrementar las funcionalidades de dichas tecnologías. Además, con las plataformas IoT podemos interconectar todas nuestras herramientas y obtener una visión holística que todo el proceso productivo.

Big Data

El Big Data se podría definir como una combinación entre tecnología avanzada y análisis masivo de datos, que facilita el procesamiento de la información. Gracias a ella se pueden analizar ingentes cantidades de datos. Es una herramienta muy útil en el proceso de toma de decisiones.

El Big Data unido a tecnologías como el IoT, permite la interconexión de datos valiosos, de gran variedad y volumen, que contribuyan a la actividad económica. Además, se incrementa la accesibilidad y transparencia de la información, mejora la productividad y se reducen los costes.

En el sector agrícola nos permite registrar datos como la humedad, temperatura, los riegos, condiciones climáticas, fechas de plantación, etc. En la industria alimentaria podremos documentar la entrada de materias primas, los pedidos de clientes, necesidad y rendimiento de los recursos, temperaturas de origen y destino, precios, y todo lo que podamos imaginar. Podremos adquirir información en tiempo real de todos los parámetros, recopilarlos y mejorar la toma de futuras decisiones.

Machine Learning

Una vez disponemos de una gran cantidad de datos dignos de analizar, necesitaremos herramientas para tratarlos y extraer todo su valor. El machine Learning se basa en el uso de algoritmos que permiten predecir resultados futuros en función de datos históricos y los que el sistema va recibiendo. Una vez se va nutriendo de más datos, los algoritmos se van reajustando, de manera que el sistema va aprendiendo automáticamente.

Dentro del sector agroalimentario, el Machine Learning permite, entre otros: personalizar las técnicas de cultivo basándose en datos recibidos en tiempo real; optimizar los precios en función de datos del mercado, el clima y las predicciones; y optimizar la producción en tiempo real.

Realidad Aumentada

Esta tecnología es capaz de mostrarnos una expansión del entorno del mundo real a partir de elementos creados por software y hardware. Nos ayuda a mejorar la percepción visual del mundo físico a través de dispositivos informáticos.

En el sector agroalimentario destaca su uso para realizar tareas de mantenimiento, salvaguardar la seguridad de los trabajadores, controlar la calidad de la producción, conocer el comportamiento de los consumidores, etc. Una gran ventaja que nos ofrece la Realidad Aumentada en la agricultura es la de crear mapas topográficos 3D de las parcelas y obtener datos sobre altitud, pérdidas, o rendimiento de cultivo esperado y cultivo real.

En definitiva, la digitalización del sector alimentario ha dejado de ser una contemplación de futuro, para convertirse en una realidad del presente. Según el informe Transformación digital (Enero de 2017) de AMETIC, en 2025 la digitalización aportará 2,5 billones de euros a la economía española, reducirá los costes en la Administración Pública un 20% e incrementará la productividad de la industria hasta un 20%.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Conoce conceptos clave de la era digital en nuestro HUB

 

 

Descarga nuestro ebook con todo lo que necesitas saber sobre IoT Industrial.

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe las últimas noticias sobre innovación y nuevas tecnologías y mantente al día de los avances más destacados

Cesión de datos

Calle Factores 2, 41015 Seville

Phone: +34 618 72 13 58

Email: info@secmotic.com

MENU