Seleccionar página

Smart Destination: el auge de los destinos turísticos inteligentes

por | Abr 6, 2021 | Tecnología | 0 Comentarios

El turismo es uno de los sectores más relevantes dentro del PIB global, llegando a abarcar hasta el 10,4% de su valor total. Además, proporciona empleo a más de 300 millones de personas en todo el mundo. En España, esta cifra aumenta hasta ocupar el 13% del valor del PIB. Por esta razón, entre otras muchas, es importante tener en cuenta el sector del turismo a la hora de hablar de evolución en la transformación digital. Hoy vamos a explicar qué es un Smart Destination y por qué es tan importante para el avance de la sociedad.

¿Qué es un Smart Destination?

Un Smart Destination o destino inteligente, es aquel que busca mejorar tanto la calidad de vida de los residentes, como la experiencia de los turistas visitantes. Se trata de conseguir la interacción entre el ciudadano local y el Smart tourist, es decir, un usuario hiperconectado. Debe trabajar en la consecución de un mayor rendimiento, así como en la mejora de la rentabilidad en la gestión diaria del territorio.

Si queremos ampliar la definición, podemos decir que debe ser innovador, hacer uso de las tecnologías actuales, garantizar un desarrollo sostenible del territorio y ser accesible para todos.

Retos a los que se enfrenta un destino turístico

Los destinos turísticos se ven obligados a competir en una economía cada vez más globalizada. Hacer frente a esto es el objetivo contra el que luchan los Smart Destination, pero, ¿de qué manera llevarlo a cabo?

Pues bien, debe trabajar por mejorar tanto los procesos de gestión interna, como los de comercialización o gestión con los proveedores. De esta manera, los destinos serán más competitivos y por consecuencia, aumentarán su rentabilidad.

Otro reto que encuentran los destinos es a nivel ambiental. Buscar la sostenibilidad en la gestión tanto interna como externa del territorio y trabajar con el objetivo de conservar los bienes y recursos naturales. Se deben establecer planes y políticas acorde con esto, como las políticas de eficiencia energética o el reciclaje de residuos. El proceso de desarrollo debe tener siempre presente la preocupación ambiental para saber qué camino sí pueden tomar, y cuáles no. En el mundo en que vivimos actualmente, no podemos permitirnos el trabajar de otra manera que no sea esta, y menos aún si queremos tener planes de futuro a largo plazo.

¿Cómo beneficia a los ciudadanos?

Para que un destino sea inteligente no basta sólo con que haga uso de las tecnologías o sea innovador. La sostenibilidad es un gran factor a la hora de hablar de destinos inteligentes. Pero no sólo hablamos de la sostenibilidad económica o ambiental, también de la sociocultural. Los destinos turísticos deben enfocarse de manera que el visitante disfrute de la mejor experiencia posible, pero siempre sin dejar atrás el contexto social y cultural del territorio.

Otro de los objetivos del Smart Destination es poder valerse por sí mismo en cuanto a inversión económica respecta. Es normal que en un principio, se ayude de fondos y subvenciones ofrecidas para llevar a cabo este tipo de transformaciones. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo el destino turístico debe ser capaz de autoabastecerse por sí mismo, y no sólo eso, sino también de generar beneficios. Dichos beneficios deben ser repartidos entre el mayor número de habitantes locales posibles.

Los beneficios no van dirigidos únicamente a los proveedores de los diferentes servicios, ¿entonces? Pues existen diversas maneras en los que los ciudadanos de un destino inteligente pueden beneficiarse:

  • Mediante los contratos laborales creados para el desarrollo de dicho destino, contratos estables y de calidad.
  • Con las mejoras realizadas en las infraestructuras comunes, con el fin de que las disfruten habitantes y visitantes.
  • Desarrollando un nuevo tejido empresarial que apoye la actividad turística mediante los bienes del sector secundario.

Factores clave para el desarrollo de un destino inteligente

Para que un destino turístico pueda ser considerado un Smart Destination, es necesario trabajar sobre 4 áreas fundamentales. Estas son la tecnología, la innovación, la sostenibilidad y la accesibilidad.

Tecnología

La tecnología es uno de los principales factores clave. Más que el fin, es un medio que utilizamos para conseguir los objetivos propuestos. El uso del IoT, el Big Data o incluso la Inteligencia Artificial hacen más sencillo desarrollar adecuadamente el proceso y llevar a cabo las operaciones. Estas tecnologías nos permitirán ahorrar en costes de tiempo, energía y dinero, además de hacer más hacedera, cómoda y reconfortante la experiencia a los turistas.

La tecnología es un pilar esencial para conseguir esta conexión de la que hablábamos antes entre residentes y visitantes, la única manera de conseguir la hiperconectividad.

Innovación

La innovación es otro de los factores que siempre deben estar presente en cualquier tipo de transformación o paso hacia la digitalización que hagamos en nuestras ciudades. Cada día nacen nuevas necesidades y con ellas, nuevas maneras de solucionarlas.

La clave está en saber adaptarnos a cada situación y encontrar la manera adecuada de enfrentarla. Una forma de hacer esto es empezando por lo más básico y a partir de ahí, ir poco a poco desarrollando nuevas ideas innovadoras. Otra forma es tomar ejemplo de otros lugares en los que se hayan tenido que enfrentar situaciones similares. Pero, en este caso, debemos ir con cuidado y no confundir la inspiración con la copia, ya que como hemos dicho, cada situación es diferente y requiere soluciones diferentes.

Sostenibilidad

Un Smart Destination garantiza el desarrollo sostenible en sus tres vertientes: económica, ambiental y sociocultural. Esto significa que debe existir un equilibrio entre estas tres variables. Si queremos que nuestro destino turístico crezca y evolucione con el tiempo, es insostenible hacer un mal uso y una mala gestión de los recursos de los que se dispone.

Accesibilidad

Por último, un buen concepto de destino inteligente es aquel que es accesible para todos y cada uno de los usuarios. Debe estar adaptado a las necesidades individuales de cada persona, así como de todas ellas en conjunto. Tiene que mirar por las minorías y ofrecer los servicios que estas precisen. Cuanto más accesible sea tu servicio, mayor gratificación sentirá el usuario y mejores beneficios obtendrás.

 

Más adelante, seguiremos ampliándoos información sobre este concepto. Si te parece interesante, tienes dudas o quieres saber cómo convertir tu ciudad en un destino turístico inteligente, puedes contactarnos directamente o suscribirte a nuestra newsletter.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías

Conoce conceptos clave de la era digital en nuestro HUB

Calle Factores 2, 41015 Seville

Phone: +34 618 72 13 58

Email: info@secmotic.com

MENU